Todo empieza con una semilla

El algodón que usamos para nuestras piezas es orgánico y crece en campos de tierra fértil en la costa Suroeste de México. Es cultivado libre de pesticidas, herbicidas y fertilizantes químicos sintéticos.

La comunidad de artesanos textiles con la que colaboramos practica una producción artesanal sostenible - con significado - creando una diferencia real. Este proceso genera autoempleo y autosuficiencia para todas las familias de la comunidad que hilan y tejen para revivir tradiciones locales.

 Hilado a mano en rueca
Cada quince días se reparte algodón crudo a más de 200 mujeres de la comunidad para que luego, en casa, quiten las semillas del algodón, lo peinen y lo hilen a mano en ruecas hechas por carpinteros locales. Con la entrega de cada trenza de hilo reciben compensación justa y más algodón crudo para dar continuidad al ciclo.


Cada hilo de nuestras piezas ha pasado por las manos de las mujeres de la comunidad.
Teñido a fogón

El proceso de teñido a fogón es uno de nuestros favoritos al extraer tintes de elementos naturales como madera, plantas, insectos y flores. Los hilos se colocan dentro de grandes ollas sobre fogón de madera a altas temperaturas entre horas y días, dependiendo del tono que se quiera lograr.

El algodón criollo nos da blanco natural, mientras que el coyuchi o algodón naturalmente colorido nos da tonos marrones sin necesidad de teñido. Los demás tonos de nuestra paleta de colores vienen de plantas como el añil (tonos azules y verdes), el zacatlascali y el pericón (tonos amarillos), de corteza de encino roble (tonos marrones) y de insectos como la grana cochinilla (tonos rosas y rojos).

Tejido en telar
El proceso de tejido en telar convierte los hilos en yardas de tela mediante el entretejido de hilos que corren perpendicularmente. El urdimbre (hilos verticales) se mantiene tensado en el telar mientras que la trama (hilos horizontales) corre uniendo y dando forma a las telas de nuestras piezas.


 

El tejido artesanal en telar es sumamente complejo y requiere coordinación, buen ojo y mucha paciencia. Rapidez y ritmo son igual de importantes.

Dependiendo del diseño y dimensiones de la pieza, se trabaja con telar amarrado a la cintura o con telar de pedal. Ambas técnicas cuentan una historia que va más allá de las telas, hablan de la nobleza de las personas, de la autosuficiencia y de la independencia.

De la sierra Mexicana al caribe Panameño

Unimos la cultura, creencias y tradiciones de comunidades indígenas en México con aquellas en Panamá colaborando con Ornelia y su familia, de la isla Ukupseni en Guna Yala.

Es nuestra inspiración y creadora de magia en textil al incorporar diseños de arte a nuestras piezas con la antigua técnica manual de appliqué inverso Mola.

A través de esta técnica de superposición de capas, las mujeres gunas transmiten los saberes ancestrales femeninos que han ido pasando de generación en generación desde hace más de 150 años.